Posted on Leave a comment

Qué es el Dióxido de Cloro

El Dióxido de Cloro es uno de los elementos químicos naturales más eficaces para eliminar agentes patógenos tales como bacterias, mohos, hongos, virus, bio-película y otros microrganismos que son los causantes de enfermedades; es un alivio total para el sistema inmunológico porque ayuda a atacar patógenos que normalmente el cuerpo por si mismo no puede vencer.

Esto lo consigue a través de la interrupción de la síntesis proteínica rompiendo la pared celular del patógeno explosionándolo, el CDS o MMS también crea apoptosis o muerte celular en células cancerígenas, además de activar las mitocondrias en células sanas, siendo un coadyuvante que brinda oxígeno al organismo (el oxígeno no lo aporta a la sangre si no al organismo).

La fórmula química del Dióxido de Cloro es ClO2, esta fórmula muestra que hay un átomo de cloro (Cl) y 2 átomos de oxígeno (O2) en una molécula de Dióxido de Cloro. Estos 3 átomos se mantienen unidos por electrones para formar la molécula de Dióxido de Cloro, este gas se puede utilizar en forma de un saturado en agua destilada y se puede beber o aplicar directamente sobre la piel, o incluso en la boca, esta saturación del gas en agua destilada se le llama CDS.

Para producir el CDS se requiere de Clorito de Sodio (NaClO2) y un Activador en proporciones tales que la reacción química genere el gas de dióxido de cloro a 3000 ppm para obtener los resultados que hablamos más arriba. A estos elementos se le llama MMS.

¿Qué hace exactamente el CDS o el MMS?

El CDS destruye microorganismos patógenos, incluyendo virus, bacterias, hongos, levaduras y parásitos causantes de varias enfermedades. Los virus son eliminados por un mecanismo distinto al de las bacterias y los demás microorganismos.

El dióxido de cloro impide la formación de unas proteínas especiales necesarias para el crecimiento de un virus, lo que causa la destrucción del virus. La eliminación de organismos patógenos generalmente lleva entre 4 horas y 4 semanas, pero con frecuencia es menos de una semana. Esto es así para todas las formas de infección y otros microorganismos, así como para enfermedades de la sangre como la leucemia.

Por otra parte, ayuda en la oxidación de los metales pesados en el cuerpo; en este sentido, se realizaron varios análisis donde las raíces del pelo de una persona afectada por metales pesados fueron testeadas antes y después de tomar dióxido de cloro. Unas dos semanas más tarde, ya no había metales pesados en su organismo, incluyendo mercurio, plomo y otros.

El análisis de las raíces del pelo es una buena indicación de la ausencia o presencia de metales pesados. La oxidación de metales pesados no es lo mismo que la quelación (La quelación es un tratamiento que se aplica vía intravenosa que sirve para revertir el endurecimiento y taponamiento de las arterias, previniendo con ello males como la arteriosclerosis (que causa ataques cardiacos, insuficiencia vascular y cerebral), pero los resultados son los mismos. Cuando un metal pesado es oxidado, se neutraliza y simplemente se elimina del cuerpo.

Por otro lado, el dióxido de cloro se distribuye por el cuerpo, donde neutraliza materia extraña que suele ser nociva. Cuando se oxidan, estos “venenos” son neutralizados y simplemente se eliminan del cuerpo. Casi todas las sustancias venenosas son fáciles de oxidar. Estas sustancias extrañas se fijan en ciertas partes del cuerpo, mermando su funcionalidad. Según se oxidan, se van soltando y son eliminadas del cuerpo al igual que los metales pesados.

Además de lo anterior, el CDS o MMS, recupera la función mitocondrial, que es fundamental para que la información llegue a todo el cuerpo, facilitando la comunicación celular lo cual permite evitar o curar enfermedades. Las células del corazón son las que más mitocondrias tienen, razón por la que prácticamente no hay cáncer de corazón como cáncer de origen. El cáncer es una enfermedad de descompensación de la energía electrónica, el equilibrio energético de los electrones. Y la energía electrónica es la que da vida a las células y organismos, tal y como el padre de la bioquímica, Albert Szent-Györgyi, descubrió hace casi un siglo, como nos recuerda Andreas Kalcker.

El aumento de la función mitocondrial es lo que permitiría que el cuerpo comience a recuperarse de las afecciones que tiene al potenciar el sistema inmunológico, ya que también se ha podido observar una mayor velocidad de movimiento y acción en todos los glóbulos blancos de defensa.

Agregar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.